Ayerbe
+34 699 20 42 50
info@escultoradediosas.es

EVOLUCION DE LA DIOSA AL DIOS

El mundo de las Diosas

EVOLUCION DE LA DIOSA AL DIOS

Talla en madera de acebo: Amanecer

A mí personalmente me ha costado mucho entender porqué estamos donde y como estamos. Yo nunca me he identificado con la religión de mis padres que adoraba a un dios varón. Siempre me he cuestionado cosas que la inmensa mayoría de las personas dan por ciertas o verdades absolutas. Siempre he sido una persona inquieta, una buscadora del sentido de la vida, la muerte y de otras culturas y religiones.

Cuando empecé a estudiar a las Diosas de la Antigüedad o de otras culturas en la actualidad, me di cuenta, de la otra historia que nos han escondido, tergiversado y negado a las mujeres y en definitiva a todos.

Hace varios años vengo investigando las diosas del neolítico, fuente de inspiración para mis obras. Desde entonces comprendo mucho mejor la importancia que tuvo la mujer y la Diosa en la Prehistoria y la evolución de las sociedades y las mitologías hasta las religiones monoteistas actuales.

En estos textos que os presento, hay datos muy esclarecedores de nuestro pasado y de como hemos evolucionado. También las claves para entender por dónde puede ir el futuro.

Doy gracias por haber nacido aquí, por la oportunidad de haber podido estudiar, y ser curiosa. Se lo debo a mi madre, mis abuelas, mis bisabuelas y tatarabuelas que vivieron engañadas toda su vida por no tener mis oportunidades.

Talla en madera: Aurora

EL TRISTE PAPEL DEL PRIMER DIOS: CONDENADO A MORIR ANUALMENTE

Apenas hay esculturas masculinas en la prehistoria, suponen un 2% del total. En el paleolítico las imágenes masculinas fueron gravadas o pintadas, nunca esculpidas; aparecen como híbridos de animal y muchas son itifálicas. Algunos expertos las identifican con protectores divinos de la Naturaleza.

Las figuras neolíticas suelen llevar un báculo u hoz que podría ser un símbolo de renovación estacional propio de un Dios de la Vegetación.

Ome Uno: Talla en madera de olivo

Resulta curiosa la presencia de varones ancianos barbados. Parece que este tipo de divinidad representaría a la Diosa de la Vegetación en su fase de declive o invernal.

Es muy probable que Papa Noel descienda, aunque muy desfigurado, del Padre Invierno, un personaje europeo universal muy relacionado con el solsticio de invierno.

En cuanto al dios en su aspecto renaciente tenemos el ejemplo del niño Jesús, que representaba el nacimiento de la primavera, del sol, heredando la carga de los dioses Vegetación en su aspecto juvenil solar, siendo sus predecesores y modelos Dionisos y Mitra.

Ome Verde: Taller Ker Dana (Ayerbe, Huesca)

El primer ejemplo de la diosa con el niño en brazos está en las diosas Pájaro-Serpiente del neolítico. Contemporáneas del llamado Dios Triste, una figura de varón sedente con actitud y semblante preocupado, que representaría al mismo hijo de la Diosa.

Dioses como Dionisos o Zeus fueron en un principio deidades de la renovación anual que nacían y morían al servicio de la Diosa.

Era la Diosa en su epifanía de jabalí que daba muerte a los dioses masculinos de la Vegetación en Europa y Próximo Oriente, como Osiris, Tammuz, Adonis, Atis, entre otros.

Dionisos fue un dios preindoeuropeo del sur de Europa y Anatolia. Era el dios-toro de la renovación anual, rebosante de virilidad, preferido de las mujeres.

El danzante en éxtasis, escultura de la civilización Vinça, del neolítico de la Vieja Europa, con máscara de cabra o toro es un Dionisos arquetípico o un adorador excitado de la diosa. Hay esculturas de hombres en posición erguida que con ambas manos sujetan sus genitales o con el brazo derecho cruzándole el pecho y un falo pintado de rojo en la mano izquierda. La cabeza lleva una máscara de animal con cuernos y grandes ojos.

Hay figuras de toros o vasijas con cabeza de toro pero con características humanas o con cabezas humanas. Con enormes muslos y serpientes grabadas en ellos. Los híbridos debieron considerarse más potentes que un solo hombre o toro.

En los festivales dionisíacos al final del invierno y comienzo de la primavera, el dios- toro del año se casa con la reina o diosa de la renovación. La fiesta Lenaia en enero estaba precedida de una dionisíaca rural en la que se llevaban falos en procesión para promover el crecimiento de las semillas sembradas en otoño. Se hacían ofrendas a Dionisos y se cantaban canciones. El propósito era despertar a la vegetación dormida.

El también llamado Dios Año cuyos símbolos eran el falo, la seta, el sombrero cónico, o bien figuras de un hombre itifálico con cabeza de animal, como macho cabrío o toro representan al principio estimulante masculino en la naturaleza, sin cuyo influjo nada crecería o prosperaría. Vienen desde el paleolítico.

Como vemos en aquella época se atribuía un poder mágico a los objetos fálicos.

El Dios Vegetación, guardian de la Naturaleza muere al llegar el invierno, retorna al seno de la Diosa, y tras su regeneración, vuelve a nacer de cara a la primavera.

Talla en madera: Apéndice Solitario

El mitologema de la hierogamia o matrimonio sagrado entre la Diosa y el Dios Joven se configuró hacia el V milenio. Por ejemplo el matrimonio sagrado entre diosa Inanna/Isttar con su hijo amante Dumuzi/Tammuz representado por la sacerdotisa de la diosa y el rey, vigorizaba su fecundidad en beneficio del reino.

Todos los dioses jóvenes amantes e hijos de la Diosa eran sacrificados anualmente. Como en el caso de Afrodita y Cibeles con Adonis y Atis.

La Diosa lloraba eternamente al sagrado niño que había sido sacrificado para salvar a la humanidad. El antiguo mito de la madre plañidera, sobrevivió hasta nuestros días en el cristianismo con la crucifixión.

Estos mitos son deformaciones androcéntricas de la diosa original, perpetradas por las necesidades de las sociedades que comenzaban a ser patriarcales.

Dragón de Riglos. Vaciado en hormigón. Taller Ker Dana. Ayerbe (Huesca)

EVOLUCION DEL MATRIARCADO AL PATRIARCADO. Paso de sociedad matrilineal a patrilineal.

Según la evidencia etnográfica, si bien el sistema matrilineal proporciona una estructura altamente adaptativa y eficiente para las sociedades horticultoras que sedesarrollan en medios estables, cuando comienzan a escasear los recursos se entra en competencia con grupos vecinos y la producción debe intensificarse para abastecer las nuevas necesidades de la población en aumento, este sistema ya no sirve y se sustituyó por el patrilineal que al contrario que el matrilineal: integrador y no competitivo, fomenta los impulsos de adquisición, división interna, acumulación de recursos, extensión de zonas de explotación agropecuarias y expansión de las comunidades.

Con el paso del tiempo, el sistema patrilocal se tradujo en la separación física de las mujeres emparentadas entre sí, siendo meros instrumentos de producción al servicio de una familia ajena, la del marido, acabó con su ancestral tradición de trabajo cooperativo. Las mujeres fueron perdiendo el control de la producción de alimentos, disminuyendo sus derechos igualitarios, al tiempo que se incrementaba su explotación e inseguridad. El control de los medios de producción y tierras de labor acabaría en manos de los varones, que dejarían de apoyarse en las mujeres para formalizar alianzas con sus parientes varones que controlaban otros recursos complementarios.

Las mujeres serían convertidas en un bien mueble, de gran importancia socioeconómica, debido a su capacidad para procrear, dando hijos que luego trabajarán. Por esta razón se estipuló el precio de la novia. Este proceso tardó varios milenios en completarse, generando una desigualdad entre los sexos que ha perdurado hasta hoy.

El varón se convirtió en proveedor que nunca había sido antes y la mujer quedó atada a su función como reproductora y encargada de las tareas del hogar, actividades que fueron perdiendo prestigio en la misma medida en que comenzaron a valorarse los excedentes productivos que originaría nuestra civilización.

El alejamiento físico y socioeconómico de las mujeres respecto a los principales sistemas institucionales suele ir acompañado de una ideología que subraya su incapacidad para hacer frente a estas actividades, así como una supuesta necesidad de ser supervisadas y protegidas en todo momento por los varones.

El estatus del varón se fraguó en función de la mayor o menor cantidad de medios de producción o bienes acumulados en propiedad. Paralelamente la posición de la mujer, relegada al hogar, acabó fijándose a través de sus relaciones sexuales, en particular por las mantenidas en exclusiva a favor de un varón.

En Mesopotamia, a finales del IV milenio, la subordinación de la mujer al varón comenzó a ser legislada mediante leyes sancionadas por los dioses y aplicadas por los monarcas apoyándose en la brutalidad de su ejército. Fue el principio del fin.

La Ley Hammurábica fue la consolidación de la sumisión de la mujer al varón.

Los hombres libres ligan su concepción de poder al ejercicio de la violencia y al dominio o depredación sexual. Por ello el poder masculino se ha expresado a través del militarismo y del control y disfrute de los servicios sexuales y económicos de su propiedad, esposa o esposas.Como no podía ser de otra forma, a partir del III; II milenios adne. todos los grandes dioses varones imitaron este comportamiento masculino y guerrearon y violaron a su antojo con el fin de mostrar su poder en la forma que mejor cabía esperar de su sexo.

Dios Eolo. Vaciado en hormigón. Taller Ker Dana. Ayerbe (Huesca)

Mientras que las mujeres quedaron relegadas y asociadas con la Naturaleza primitiva, por su capacidad reproductora, sus ciclos menstruales lunares, su psiquismo más cercano a la naturaleza, el varón se relacionó con la creación de cultura, y por ello el control de la misma Naturaleza, todo ello desembocó en una gran paradoja: Las mismas cualidades y funciones que en la prehistoria hicieron de la mujer el fundamento de todas las sociedades y el modelo que originó el concepto de Diosa única, en esta primera fase de la civilización se utilizaron para condenarla a ser una esclava del mundo masculino maldecida por el dios varón.

Gerda Lerner señala que el código Hammurabi indica el comienzo de la institucionalización de la familia patriarcal como uno de los aspectos del poder del estado. Refleja una sociedad de clases en la que el estatus de las mujeres depende del estatus social y las propiedades del cabeza de familia masculino. La regulación sexual de las mujeres subyace en la formación de clases y es uno de los pilares sobre los que descansa el estado.

Sirenica: Serie Gatuperios

EL DIOS VARON RELEGA, EXPOLIA, SUPLANTA A LA DIOSA (3000-1000 ADNE).

Con la evolución y desarrollo de la agricultura en las sociedades neolíticas se produjo el cambio de mito, acelerado por las invasiones indoeuropeas en Europa y Próximo Oriente.

La cultura indoeuropea era patrilineal, patriarcal, agrícola a pequeña escala, expansiva y poderosa gracias a su dominio del caballo y destreza con las armas y adoradora de dioses.

Para saber como se hizo esta suplantación os presento unas fases del acoso y derribo de la Diosa en Próximo Oriente que son bastante elocuentes:

1- Se incrementó el poderío del personaje que había ocupado el papel secundario de consorte-hijo hasta auparlo a una posición principal entre los dioses.

2- Se comenzó a degradar la figura de la Diosa y a minar sus funciones ancestrales, al tiempo que el dios viento, tormenta, o similar, iba incorporando atribuciones de deidad creadora y tras algún suceso extraordinario que amenazaba a la humanidad o a los dioses, pasaba a ocupar el lugar principal del panteón.

3- En la última etapa acaba asumiendo con absoluta exclusividad la capacidad de generar, crear y fertilizar que pasaron a ser solamente masculinas. Dios había logrado suplantar totalmente a la Diosa.

Vieja Sirena:Serie Gatuperios

Paralelamente se transformaron los símbolos más notables. La vulva femenina- ancestral signo divino integrador e igualitario fue arrinconada tras el deslumbrante protagonismo que adquirió la “simiente del varón”.

El “árbol de la vida”, signo de regeneración y esperanza asociado a la Diosa, acabará siendo el “árbol del conocimiento” controlado por un dios supremo represor, inventando nuevos relatos míticos que desprestigiaban el anterior y a su administradora, la Diosa, haciendo que los castigos del mal uso del árbol fuesen inducidos por una serpiente, símbolo de la Diosa.

Gerda Lerner afirma que en la época de la formación de la monarquía, los soberanos se arrogaron algunos de los servicios a la diosa y con ellos parte de su poder, y se representaban así mismos con los símbolos ligados a ella. Este avance coincidió con el cambio de concepto de la diosa de la fertilidad: ahora tenía que contar con un consorte masculino para iniciar su fertilidad.

Dragón Belain. Talla en piedra. Taller Ker Dana (Ayerbe, Huesca)

La unión Zeus-Hera, es un ejemplo claro de degradación de la diosa:

Una vez impuesta la concepción patriarcal de la cultura indoeuropea que dio lugar a los primeros griegos, los aqueos, la nueva mitología forzó el matrimonio de la poderosa Hera, neolítica con su hermano Zeus, al que habían convertido previamente en un dios de la tormenta.

Otra forma de degradar a la diosa era asimilarla a fuerzas infernales. Las diosas Górgonas o Furias hijas de Gea, la Diosa Madre Tierra, conformaron una trinidad de hermanas identificadas con la diosa Luna, cuyos nombres significan: Medusa-Sabiduría, Esteno-Fortaleza y Euríale-Universalidad, conceptos muy alejados de los monstruos en que las convirtieron.

Al igual que las “malvadas” sirenas. Su origen debe situarse en Afrodita con cola de pez dejando a la diosa desprestigiada, dividida y sin poderes divinos, salvo su capacidad mágica para dañar a los varones.

Hada Rosa. Serie Gatuperios

La iglesia católica hizo lo mismo con la degradación de la Diosa, aunque cuando el culto estaba muy arraigado, obró con pragmatismo y se inventó un santo o santa que asimiló al dios o diosa original, por ejemplo en Santa Brigida, que sustituyó al culto de la triple diosa celta Brigit.

Brigit era la Triple Diosa de hermanas: Brighid, Brigid, Bridget.

Fue muy popular entre los pueblos brigantes instalados en Irlanda, Escocia, Francia y España. Los romanos la asociaron con su diosa Juno, reina del Cielo y encajaron las hermanas dentro de la figura de Minerva. La santa acaparó todas las cualidades de la diosa particularmente en lo tocante a la fertilidad. Santa Brígida se celebraba en la misma fecha: primero de febrero, inicio de Imbolg o primavera celta bajo el patronazgo de la diosa. Dado que la diosa era reina del cielo, a la santa se la identifica a menudo con la Virgen María.

La cultura indoeuropea convirtió todas las advocaciones de la Diosa que no pudo absorber en dragones o serpientes asociándolas con aspectos malignos y oscuros a los cuales había que combatir por medio de héroes guerreros del cielo contra las tinieblas.

Existen numerosos ejemplos de este suceso comoel acadio Marduk triunfó sobre los dragones de la diosa Tiamat; el egipcio Ra luchaba cada noche con Apofis a la cual protegía la diosa Naunet en su abismo acuático; el griego Apolo mató a Pitón creado por Gea, etc

En nuestra cultura suponía el triunfo de lo masculino luminoso sobre las tinieblas asociadas a lo femenino.

La demonización de lo femenino y la diosa también está en el relato bíblico de Eva. La iconografía de la escena con mujer activa y soberana de sí misma, junto a un árbol, que en este caso es el del conocimiento y una serpiente, resulta una burda y eficaz degradación del mito original con la Diosa y el árbol de la vida y esperanza de regeneración (serpiente), gracias a lo femenino, que pervirtió su significadoalegórico con el fin de denigrar todo lo femenino.

Al convertir a la serpiente-Diosa en un demonio, al conocimiento en algo prohibido y peligroso y a la mujer en única culpable de todos los males de la humanidad, se cerró el círculo más trágico de nuestra historia.

Hada Violeta. Serie Gatuperios

RESUMEN DE LA EVOLUCION DE DIOSA A DIOS

Durante no menos de 25.000 años la Gran Diosa en sus diversas epifanías fue considerada el principio único de generación del universo debido a su cualidad partenogenética. A partir del V milenio adne.se le comenzó a imponer como coadyuvante de su fertilización a una deidad joven subsidiaria-su hijo, amante-que moría anualmente tras una cópula en la que la Diosa en realidad se seguía fertilizando a sí misma, ya que, el principio masculino no era más que carne de su propia carne. Desde finales del III milenio adne., coincidiendo con la divinización de la monarquia, los reyes pasaron a desempeñar ese papel simbólico de amante fertilizador de la Diosa. La simiente del varón adquirió significado como complemento activador del principio de fertilidad femenino.

En el paso siguiente el proceso de creación se pasó a entender como resultado de instrumentos de poder como la palabra, usados por dioses masculinos acompañados siempre de una pareja femenina. El concepto de creación dejó de ser una atribución mística de la capacidad femenina de la Diosa para ser un acto consciente, voluntario y específico en el que intervenían ambos sexos. Finalmente un dios varón todopoderoso pasó a acumular y detentar en exclusiva todos los aspectos de la generación.

El modelo social patriarcal al que nos condujo el desarrollo de la civilización se ha pretendido alcanzar mediante la diferencia de género y clases, la desigual retribución, el miedo al castigo, la sumisión al `poder, la guerra y comportamientos que sólo encajaban bajo la égida de un dios varón.

Fada. Serie Gatuperios

PERVIVENCIA DE LA DIOSA

Según Gimbutas las creencias de los pueblos agrícolas relativas a la esterilidad y fertilidad, la fragilidad de la vida su constante amenaza de destrucción así como sobre la necesidad de que periódicamente se renueven los procesos generadores de la Naturaleza, son algunas de las más duraderas y a pesar del continuo proceso de erosión que han sufrido en época histórica, continúan hoy día al igual que lo hacen otros aspectos de la Diosa. Transmitidas por las abuelas y las madres de la familia europea, las antiguas creencias sobrevivieron a la implantación de los mitos indoeuropeos primero y cristianos después. La religión de la Diosa perduró muchos miles de años dejando una marca indeleble en la psique occidental.

La paradoja es que el dios masculino nunca pudo eliminar del todo el culto a la Diosa, que ha pervivido.

Virgen de Casbas. Cemento txt policromado. Plaza Ramón y Cajal. Ayerbe (Huesca)

Los datos históricos nos indican que los dioses, por poderosos que sean , sólo pueden sobrevivir en la medida en que son útiles para construir, justificar, fijar y sostener un determinado modelo de sociedad, pero cuando esta se transforma, cambia también la estructura mítica de la deidad. Con el concepto de dios actual pasará lo mismo, fue creado desde y para una cultura patriarcal y agropecuaria que hoy en una sociedad industrializada que pretende aspirar al igualitarismo y no resulta útil ni adaptativo. El avance social de la mujer en las últimas décadas ha repercutido en la reactivación del primigenio concepto de la Diosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *