Ayerbe
+34 699 20 42 50
info@escultoradediosas.es

DIOSA ANATH-ANAT

El mundo de las Diosas

DIOSA ANATH-ANAT

Talla en madera de la serie “Diosas de la Antigüedad”

Diosa estrella, esposa y hermana de Baal. Hija de Asherah y cuyo nombre también es Astarté.

Pertenece al grupo de las diosas vírgenes.

La diosa virgen y como tal junto a la madre-prostituta y la vieja es la tercera parte de la trinidad femenina, su castidad no se ve afectada por la intensa actividad sexual de los otros aspectos. Es capaz de renovar su condición virginal a voluntad o a través de ceremonias o festividades. Así se convierte en virgen eterna.

Su madre Asherah es la diosa cananea más arcaica nombrada en una inscripción sumeria de 1700 adne, en la que aparece como esposa de Anu, nombre sumerio de El, dios padre del panteón cananeo. Las sagradas escrituras hebreas traducen su nombre como “bosquecillo” y solían representarla como “el árbol de la vida”.

El mito ugarítico primigenio es el relato de El, dios creador, padre de Baal que intenta producir dos mujeres o descubre dos diosas. Sea como fuere, su falo se inflama de deseo y quiere poseer a las dos, Ahserah y la niña Anat, que en un mito posterior aparece como esposa y hermana de Baal.

Las tablillas de Ugarit que se remontan al 1400 adne nos presentan a estas dos divinidades masculinas, El, padre de los dioses, precedido por Asherah y Baal que tiene que ver con el cuidado de las ciudades y cuya protectora es la diosa Anat.

El mito más famoso habla de Baal, dios de la lluvia, el rocío y la fertilidad y de su hermana y esposa Anat que lo guía, lo protege y favorece sus intereses. Baal defiende el trono frente a sus hermanos Yam y Mot, personificaciones de la muerte y la sequía. Anat es imprescindible para el progreso, el bienestar y la regeneración de Baal. La diosa mata sin piedad a enemigos, proporciona armas al dios y consigue de El un palacio para su esposo. Cuando Baal se adentra en el inframundo para enfrentarse a Mot, éste le vence. Anath con ayuda de la omnividente diosa solar Shapsh baja buscando su cuerpo para darle sepultura. Luego ella misma acaba con Mot y muele y siembra sus pedazos para que brote de la tierra como cereal. Así Anat perpetúa la batalla de las estaciones en la que Baal, la fertilidad se enfrenta constantemente con Mot, la sequía en un ciclo que garantiza la vida eterna.

La estructura de esta historia pudiese haberse originado en la relación de la humanidad con la luna. El ciclo de oscuridad y renacimiento fue observado durante milenios. La luna proporcionó a los paleolíticos el tiempo. En el neolítico, los ciclos de la luna se experimentaban en el ciclo de las cosechas donde las fases de luz y oscuridad de la luna se reflejaban en las fases fértiles y estériles de la tierra. En la edad de Bronce a las fases de la luna se les dio forma dramática a través de los grandes mitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *